Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

El Infierno (I) no es la caldera de Pedro Botero

mirollull2 | 18 Octubre, 2006 21:56


No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido
ni el infierno tan temido

Teresa de Ávila
(Cita de memoria)

El Infierno es muy mencionado en el Nuevo Testamento; y hasta San Pedro, en la carta segunda, dice: “Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los precipitó en las prisiones tenebrosas del tártaro”.

También la profesión de fe, el Credo afirmas que “descendió a los infiernos”; bien, eso depende: el Credo Apostólico, sí; en el Credo de Nicea-Constantinopla, esta frase no existe.

Asado de Cabrit i Bassa
>Asado de Cabrit y Bassa (Detall). 1840. Litografía
Historia General del Reino de Mallorca

No obstante, en contra de la enseñanza tradicional, ya el Papa Juan Pablo II abrió el camino para declarar la no existencia, al menos en la forma tan gráfica y dogmática que nos explicaron, del infierno y también del cielo. Y el heredero de la Inquisición, elevado a Benedicto XVI, continúa el camino para dejar muy claro que el cielo y el infierno no son un lugar físico, sino un estado. La misma dirección lleva la afirmación, no nueva precisamente, de los teólogos que ya dijeron que el infierno es la ausencia de Dios por toda la eternidad, la imposibilidad de contemplarlo nunca jamás. O sea, que de la caldera de Pedro Botero, del asado al estilo de Cabrit y Bassa y de las horcas del demonio, nada de nada.

Y tampoco creo que tenga razón Sartre al decir que el infierno son los demás. Porque ¿quiénes son los otros? Según desde donde se mire cada uno de nosotros somos una parte alícuota del infierno y, francamente, me parece un poco exagerado.

...

Articulos anteriores relacionados:
El limbo y el río Jordàn
El Purgatorio, en rebajas por liquidación total

comentarios

  1. no fue asi

    realmente no dijo que no existia el infierno, mas que nada porque a él era el primero que le interesava la existencia de esta entidad.

    edu | 20/05/2007, 18:28
  2. El Infierno sí existe

    El infierno no es un lugar, es un estado del alma, y sí, hay sufrimiento. Cuando necesitas gravemente algo (estás sediento o hambriento) y no lo tienes acaso no sufres? Pues bien, el alma necesita tan grandemente a Dios, que al no tenerlo sufre terriblemente y este sufrimiento la carcome desde lo más interno, lo cual se puede ver graficamente como un fuego que la consume infinitamente inextinguible en un alma inmortal.
    TODO ESO POR SIMPLEMENTE NO AMAR, y no solo no amar a Dios, sino no amar la felicidad de ser bueno.

    Felipe | 10/09/2007, 05:11
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS