Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

La justicia, arma arrojadiza

mirollull2 | 16 Agosto, 2006 15:20

Que la justicia actúe por presiones o por intereses espurios, no es algo reciente. Mi opinión es que su prestigio y seriedad de actuación fueron disminuyendo al ir subiendo la autocracia socialista.

Viviendo en Madrid, vi como la Audiencia Nacional, es decir, el señor Garzón, ocupado, decían, en muchas causas, no puso ninguna objeción en admitir y tramitar con prioridad –a pesar de que no parecía asunto de su jurisdicción– la querella instada por una entidad, más bien por su presidente, un señor que entonces no se sabía que iría a prisión.

Aquella querella originó bastantes problemas y quebraderos de cabeza. ¿Cómo acabó? No lo sé, cuando regresé a Mallorca no se había sobreseído ni estaba cerrada ni sentenciada. Supongo que acabó perdida en un montón de legajos.

Cuando el señor Conde, que era el presidente de la entidad (Banesto), consiguió el dominio total de Cementos del Mar, S.A., empresa en la cual el banco poseía el cincuenta por ciento del capital social, perdió el interés en la prosecución de la acción judicial: ya había iniciado el dominio de todas las cementeras participadas por el banco.

Conozco esta historia porque, según me informaron, mi nombre figuraba en la lista de querellados (después modificada) preparada inicialmente.

La época más dura del conflicto fue ‘entretenida’. Cementos del Mar tuvo dos consejeros delegados con iguales atribuciones los dos: el que venía siéndolo desde hacía años, propuesto por Banesto/tradicional, y uno nuevo impuesto por Banesto/Conde.

También entró en la empresa un observador/informador designado por B/C. Mi despacho era amplio y quizá por esto y porque mis funciones eran de organización y control, le pusieron una mesa junto a la mía. Desde el primer día nos llevamos bien; y no me ahorré comentarios que creía oportunos, como, por ejemplo, que me parecía denigrante que un banco, para hacerse con las acciones y doblegar al consejo de administración, pusiera una querella criminal contra personas del equipo directivo que, al fin y al cabo, actuaban según las directrices aprobadas por la junta general (Banesto tenía el 50%) y llevadas a cabo por el consejo de administración; y que para redondear el desafuero, Banesto/Conde utilizaba la querella criminal contra los directivos de una empresa que era cliente muy importante y casi exclusivo del banco.

Como se puede ver, usar la justicia como pelota o como arma arrojadiza, tendrá que acabar admitiéndose en el derecho consuetudinario o, cuando menos, sentar jurisprudencia.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS