Administrar

"Crónica de los avatares de mis cánceres y sus secuelas" (de laringe, de piel, de pulmón) y otros asuntos, y traducción de artículos de "Anotacions més o manco impertinents".

Los cromos de Salsafrán

mirollull2 | 18 Mayo, 2006 12:13

Allá por los años cuarenta –del siglo pasado, claro– los críos coleccionábamos cromos de Salsafrán, los que venían con los sobrecitos de los polvos para dar color a la sopa, y los mayores no podían escaparse de que los “negociantes emprendedores” les sacaran los cuartos con el estraperlo. O sea, que gente con iniciativa la ha habido siempre.

Se pagaba, por algo, más de lo que valía, pero ahí se quedaba todo, nadie reclamaba porque le timaran. También, incluso unos años más tarde, se formaban corrillos ante los charlatanes y vendedores de crecepelo, y la gente se iba toda contenta porque había comprado Salsafrántres peines, una cajita de afeitar y una pluma estilográfica que pronto dejaría de funcionar, pero no le importaba, al fin y al cabo ¿para qué necesitaba todo aquello? Lo importante era que había hecho una compra a un precio excelente.

Al llegar a la sociedad del desarrollo, los “emprenderos” ascendieron al escalón de la respetabilidad y se han ido convirtiendo en expertos artífices financieros, y mucha gente, que los ha visto milagrosos, les ha entregado su dinero con más fe que en la Virgen de Fátima.

Y cada cierto tiempo nos echamos las manos a la cabeza por las noticias a toda prensa y algo de juzgado de los hábiles gestores que han hecho polvo las esperanzas de ahorradores, en general gente modesta o de medio pelo, dudosamente ingenua.

Lo más asombroso es que debe de haber mucha gente esperando su oportunidad en esas ruletas disparatadas.

No acaba de saltar por los aires el timo de los sellos y, aparte de los que pueda haber sin estallar, siguen apareciendo reclamos. Estos mismos días he visto el anuncio de un fondo con nombre en inglés, que se autoproclama “la mejor elección”. De todas maneras, este parece un anuncio serio (me refiero al anuncio, no al negocio); o es que sus promotores quieren curarse en salud; en un recuadrito se incluye esta advertencia: «puede que el inversor no recupere el importe inicial invertido». Puede: no lo dan por cierto, pero se puede dar por seguro que una parte de lo invertido, o a invertir, ya se ha gastado en el anuncio.

--------
NOTA: Al preguntar a Amalia por el Salsafrán he tenido me he alegrado de que todavía exista. Sin cromos, pero manteniendo su imagen.

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS