Alta mar

Contacto

La época de tormentas

fabian | 22 Agost, 2005 18:38

Al llegar estos días de finales de agosto, la canícula - que no el verano - llega a su fín. En la isla dicen "que sa monja ho encèn i el frare ho apaga". La monja podría ser quizás Santa Margarita, el 20 de julio, aunque no fuera monja. El "frare" o fraile que lo apaga, se refiere al calor de esta temporada, podría ser San Bernardo, el sábado pasado, o quizás San Agustín. Bueno, sean quienes sean, nos hallamos al final de la temporada más calurosa del verano, el cual continuará hasta pasada la mitad de septiembre.

Es en estos días cuando se forman tormentas en esta zona del Mediterráneo. Según creo, el encuentro de un frente fresco o frío hace evaporar gran cantidad de agua marina, la cual se halla bastante caliente. Así, cuando llegan vientos fríos del norte o de levante, se produce una gran nubosidad la cual da lugar a lluvias copiosas y a una alta producción de truenos y rayos.

Pese a la alarma con que últimamente nos bombardean los medios de información del tiempo, los cuales nos avisan con precisión varios días antes, exagerada precisión para mí, y con palabras altisonantes "ola de calor", "gota fría", ha llegado lo que es costumbre todos los años. Durante unas pocas horas la isla estuvo cubierta de nubosidad; llovió mansamente en la mayoría de lugares y un poco más en unos pocos. Y a las pocas horas, un sol deslumbrante dominaba el panorama.

nubes
El Massanella desde els marjals de Sa Pobla

Margarita y yo cubrimos nuestros caminos usuales de cada fin de semana. En el paseo de la tarde nos cogió la lluvia. Las barcas de un pequeño puerto del norte de la isla no habían salido y el mar estaba un poco movido, pero no en exceso. En la sierra, el Massanella (una de las pocas montañas con altura superior a los 1500 metros - creo que es esta la altura -) mostraba una blanca faja.

La mayoría de los años, al llegar estas fechas, espero impaciente ya las tormentas. Las espero como un cambio que alivie del bochorno y como un aviso de que la temporada de playa ha acabado, aunque pocas cosas hay más hermosas que la playa en septiembre tras la lluvia. Pero este año, en que el bochorno sólo ha sido un poco fuerte un par de días, no me alegra tanto esta próxima temporada. Con ellas sé que se inicia un nuevo ciclo, un reinicio, un cambio.

Quisiera yo entrar con ganas en ese cambio, en ese volver a empezar. Pero mi ánimo se halla remolón y con cierto fastidio piensa que es un cambio ya repetido demasiadas veces. Y es que volver a empezar me produce cierto temor a que todo siga igual.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar