Administrar


Estadisticas de visitas

ALBERTO GARZON Y CAYO LARA

grosske | 30 Maig, 2016 20:28

He apoyado la candidatura encabezada por Alberto Garzón y las tesis políticas que la acompañan porque estoy firmemente convencido de que son las que mejor se ajustan a las necesidades futuras de IU. Por tanto, hoy mismo, cuando se han conocido los resultados,  he manifestado mi satisfacción por el amplio respaldo que han recibido  tanto el equipo de dirección como el documento político.

Pero también hoy mismo, no quiero dejarlo para mañana, necesito decir que Cayo Lara ha sido un excelente coordinador y que me alegro mucho de que el mismo porcentaje de apoyo que ha tenido Garzón lo haya tenido también el balance de gestión del todavía Coordinador de IU.

Cayo Lara ha cometido errores - ¿quién no? - que él mismo ha sido el primero en señalar en su informe. Pero sus errores han sido siempre compartidos  porque Cayo nunca ha sido de la cultura del ordeno y mando. Al revés: uno de sus principales méritos ha sido recoser una organización que estaba profundamente dividida y convertirla en una organización normalizada.

Pero aún hay algo, lo más importante sin duda, que quiero subrayar. Cayo Lara es un político con dos grandes virtudes: una honestidad absolutamente intachable - de esas que te permiten poner la mano en el fuego sin temor a quemarte -  y una lealtad y un amor hacia Izquierda Unida a prueba de bomba.

En estos dos terrenos, Alberto lo tiene relativamente fácil porque no va a ser necesario que mejore o supere a su antecesor: bastará con que lo iguale y será más que suficiente.

Mis mejores deseos a los dos

POR UNA 2a CONSULTA EN IU CON PARTICIPACION DE UP

grosske | 05 Maig, 2016 19:17

Los miembros del CPF de IU que residimos en Baleares hemos presentado esta propuesta al CPF del próximo Sábado que reza lo siguiente:

El resultado de la consulta planteada a militantes y simpatizantes de IU determina algunos criterios muy importantes que deben caracterizar los acuerdos preelectorales con Podemos y otras fuerzas:

-  asumir un programa rupturista y alternativo

- materializarse en una coalición donde se respeten las identidades programas y liderazgos de cada cual

- extenderse al conjunto del Estado

El juicio sobre el grado de cumplimiento de dichos criterios y  sobre el conjunto del acuerdo finalmente negociado corresponde estatutariamente al Consejo Político Federal, pero nada impide que éste condicione su  posición definitiva al resultado de una nueva consulta que verse sobre el contenido concreto de dicho acuerdo.

La celebración de dicha consulta supondría tres grandes beneficios:

a) dotar de mayor legitimidad democrática a la decisión finalmente adoptada

b) constituir una magnífica oportunidad para escuchar la voz de aquellas  personas de Unidad Popular con las que trabajamos codo con codo en las elecciones del pasado diciembre

c) constituir un elemento de movilización interna y externa de cara a los próximos comicios.

Por todas estas razones, las personas abajo firmantes someten a la consideración del CPF la inclusión del siguiente texto en el acuerdo del CPF relativo al tema en cuestión:

Siempre que circunstancias insalvables no lo impidan, la dirección de IU convocará una consulta en la que se someta a refrendo el contenido de los acuerdos preelectorales relativos a las próximas elecciones generales. En dicha consulta podrán participar los militantes y simpatizantes de IU y, de la manera que técnicamente se considere más oportuna, las personas organizadas en Unidad Popular
 
Lo firmamos, como he dicho, Juanjo Martínez, Manolo Camara, Artur Parron, Agueda Tur y yo mismo. Nos han hecho llegar su conformidad Telly Lorenzo. Sebastian Martín Recio, Javier Quintero Fernández, Eduardo Adam Climent y Francisco David Anguita... pero estoy seguro de que somos muchos más ;-)

4,5 RAZONES PARA VOTAR QUE SI EN LA CONSULTA DE IU Y UNA PEGA

grosske | 03 Maig, 2016 18:14

En la consulta sobre la confluencia política que IU ha puesto en marcha, yo ya he votado que SI, sin dudarlo  ni un instante, por cinco razones fundamentales:

1) Porque la posibilidad de esta confluencia entre  IU, UP, Podemos y otros partidos y plataformas  constituye la única herramienta capaz de impedir que la salida a la crisis se solvente con más perdidas de los derechos laborales, menos servicios públicos, más agresiones medioambientales y una política fiscal aún más regresiva.  Muy recomendable a este respecto el reciente artículo de Alberto Garzón publicado en eldiario.es:  http://www.eldiario.es/tribunaabierta/confluencia-tesis-momento-politico_6_511358871.html

2) Porque, después del fracaso de la izquierda política en la formación de un nuevo gobierno, este acuerdo de confluencia es lo único que puede volver a ilusionar a la ciudadanía de izquierdas y lo único que le va a permitir creer (así nos lo dicen todas las encuestas)  que la nueva llamada a las urnas no va a desembocar en una nueva decepción. 

3) Porque, como explico en una enmienda a los documentos de la XI Asamblea, (http://grosske.balearweb.net/post/125977) la "nueva política" no tiene nada que ver con las técnicas 2.0 sino con renunciar al politiquerío partidista  y convertir los partidos en verdaderas herramientas al servicio de la ciudadanía. En este caso, una cosa muy sencilla: hacer lo que más le conviene a la gentes que queremos representar

4) Porque (ésta es facilita) la confluencia con otros es una seña de identidad que IU viene defendiendo e intentando aplicar (con mayor o menor habilidad o fortuna) desde su fundación.

5) Porque las críticas que algunxs hacen al contenido de la consulta o a la consulta misma no son mayoritariamente ciertas: ni la consulta es un cheque en blanco ni compromete la identidad de IU
 
No compromete la identidad de IU porque el mismo prólogo reproduce las condiciones para cualquier acuerdo aprobadas recientemente por IU: "un programa común de izquierdas y respeto a la identidad de todos" 
Y no es del todo un cheque en blanco porque la pregunta se inscribe en el marco de un prólogo en el que se habla de una siguiente ratificación en el marco del CPF.
 
Sin embargo, quiero decir  con claridad que la ratificación por parte del CPF me parece pobre y un maltrato inmerecido a hacia lxs compañerxs de Unidad Popular con los que concurrimos a las elecciones el 20-D. En este sentido, me parece imprescindible repetir la consulta "a cartas vistas" no sólo entre militantes y simpatizantes de IU sino ampliándola a UP, no sólo por prurito democrático hacia IU y hacia UP sino también como un elemento de movilización y de complicidad con todxs aquellos que comparten lo esencial de nuestro proyecto. En este sentido, creo que el CPF ha de incluir en su resolución una consulta de estas características

DE POR QUE LA DIPUTADA VICTORIA ROSELL DEBE DIMITIR

grosske | 29 Abril, 2016 11:47


Hace años que vengo sosteniendo que la idea de inhabilitar a lxs politicxs mecánicamente por el hecho de estar imputadxs es un error por cuatro razones:

En primer lugar porque supone delegar en  la judicatura un juicio ético que corresponde a toda la ciudadanía; en segundo lugar, y ligado con lo anterior porque ayuda a eludir las responsabilidades políticas derivadas de  todas aquellas corruptelas e inmoralidades que no tengan una sanción penal; en tercer lugar, porque hay posibles  delitos que es muy dudoso que deban tener una sanción política (por ejemplo las ocupaciones de tierras llevadas a cabo por el SAT) y, en cuarto lugar, porque favorece la interposición de denuncias oportunistas a las puertas de unas elecciones que, a poco que tengan verosimilitud, exigen la imputación por parte del juez e  inhabilitan al candidatx para, poco después, quedar en nada (1)

Dicho esto, y partiendo de la base que el juicio político ha de tener una base ética y no juridico, también me parece evidente que, cuando no se trate de hechos similares a las ocupaciones simbólicas de tierras y  el juez o tribunal mantenga  la  imputación inicial después de haber procedido a la recogida de los primeros testimonios y pruebas (es decir, cuando se haya descartado la posibilidad de que se trate de una denuncia inconsistente u oportunista), es obligada la dimisión para no arrastrar al partido y a la institución a la que se pertenece en el periplo judicial del afectadx.

Este es el caso, clarísimamente, de la diputada canaria de Podemos , Victoria Rosell, que - examinadas las pruebas y testimonios fundamentales por el Tribunal Supremo - continúa imputada por prevaricación. Siguiendo  el razonamiento que acabo de exponer, la Sra. Rosell debería dimitir desde ya y también debería hacerlo, , con mucho mayor motivo, siguiendo el código ético de Podemos que establece, sin más matices, que la imputación por temas de corrupción debe acarrear necesariamente la dimisión

Su negativa a dimitir es decepcionante y lo es aún más el arrope recibido por Podemos, porque es mucho mejor no tener código ético que tener otro convertido en papel mojado y subordinado a lo que se considere, en cada momento, más favorable para el partido

PS: Espero que nadie tenga el mal gusto de recriminarme este escrito porque sea políticamente incorrecto en el marco de las negociaciones de IU con Podemos para una posible convergencia.   La exigencia ética es realmente creíble cuando te perjudica políticamente; si la cosa sólo va de atacar a tus adversarios y de defender a los tuyos no es ética: es la basura de siempre


(1) Los franceses tienen el tema resuelto con la distinción entre "témoin assisté" - (testigo asistido), condición del denunciado en la fase inicial del procedimiento, y "mis en examen" (investigado), condición del denunciado que lo sigue siendo en una fase más madura del mismo. En esta distinción se ha basado el PP para su reforma en la que distingue entre investigado e imputado, pero lo ha hecho de forma tan pésima que, por razones que sería largo explicar,  no resuelve absolutamente nada

LA NUEVA POLITICA Y LA XI ASAMBLEA DE IU

grosske | 28 Abril, 2016 17:51

Esta es la enmienda de adición a todas las ponencias presentadas a la XI Asamblea que voy a impulsar desde Baleares.

Tiene que ver con ser diferentes, con que la ciudadanía no nos vea como una organización más y con prestigiar la política y a nosotros mismos porque, mientras la gente vea la política como un problema y no como una solución, el cambio real es imposible 

Parece un poco kumbayá pero no os engañéis: en temas tan candentes como las confluencias y otros da criterios generales pero muy claros sobre cómo enfocar la cuestión
 

Justificación:

La  regeneración política, que todos y todas exigimos, tiene tres vertientes:

*Cambios en el funcionamiento institucional (ley electoral, mecanismos de democracia directa, transparencia, lucha contra la corrupción, etc.)

*Cambios en la organización y funcionamiento interno de los partidos

*Cambios en la relación entre los partidos y la ciudadanía, es decir, en la manera de hacer política

Esta  última cuestión es la que está menos presente  en el debate político general porque es la menos objetivable y la más  ligada al proyecto político de cada organización. Sin embargo, para una fuerza política transformadora, que aspira a hacer hegemónicos en la sociedad su programa y sus ideas, se trata de un asunto esencial

Entre las ponencias que han obtenido los avales necesarios, el tratamiento que se da a este tema es, en general,  escaso y puntual.

Por  ello  se presenta la siguiente enmienda a todas las ponencias :

Una nueva manera de hacer política: un compromiso ético con la ciudadanía  para transformar la sociedad

Una parte importante de la estrategia neoliberal es la devaluación de la política, de los partidos y de los representantes institucionales porque, con razón, los considera una posible amenaza para sus intereses, una posible limitación a la actividad de los agentes económicos y una distorsión para el funcionamiento del libre mercado.

En cambio, para una fuerza transformadora como la nuestra, la implicación en la vida política de los sectores sociales ampliamente mayoritarios que queremos representar la revalorización de la política es tan importante como el fortalecimiento y la movilización del tejido social

El sufrimiento social asociado a la crisis económica ha suscitado, en general, un mayor espíritu crítico y un mayor interés en la participación política. Sin embargo, nos engañaríamos mucho si ignoráramos que estos fenómenos, inicialmente positivos, se simultanean con un enorme grado de desconfianza hacia la política y hacia los partidos. De hecho, las encuestas siguen indicando  que los partidos políticos, lejos de ser vistos como un recurso, siguen siendo valorados por la ciudadanía como uno de sus principales problemas.

Esta situación es excelente para el sistema y pésima para aquellos que queremos cambiarlo: no es posible transformar democráticamente una sociedad donde predomine el individualismo, la desmovilización social  y  la desconfianza hacia lo público y lo colectivo.

Conseguir este objetivo y acercarnos a una democracia participativa implica múltiples medidas que van desde la lucha contra la corrupción hasta cambios en el funcionamiento interno de los propios partidos, pasando por una ley electoral justa y la implementación de mecanismos de participación ciudadana en los asuntos públicos: es algo que IU tiene bien teorizado y sobre lo que hemos armado un programa político solvente y avanzado.

Sin embargo, este tipo de medidas son insuficientes: también es necesario que los partidos que nos reclamamos de la transformación social cambiemos nuestra práctica política cotidiana y nuestra manera de relacionarnos con la ciudadanía porque ésta es la única manera de salir de la dinámica general, de hacernos realmente creíbles, de generar confianza y, a la postre, de conseguir la hegemonía social para nuestros valores y nuestros programas

En lo que se refiere a Izquierda Unida, la dura realidad es que la ciudadanía no nos ve como algo muy distinto del resto de partidos y que nuestra propia militancia, en las conclusiones del debate previo a esta Asamblea, ha detectado, de forma mayoritaria, características de nuestra acción política que tienen mucho que ver con esta cuestión: que debatimos demasiado de lo interno y poco sobre los problemas de la gente; que no favorecemos la permeabilidad con los simpatizantes y nuestro entorno; que somos rebuscados a la hora de decir las cosas y la gente no nos entiende; que estamos muy centrados en el trabajo institucional  y que, muchas veces,  nos instalamos en una actitud negativa sin que vaya acompañada de una propuesta en positivo.

Es cierto que, en estos y otros terrenos, IU resiste bien la comparación con el resto de partidos, pero, cuando uno decide sustraerse al cómodo juego de la alternancia y apuesta por hacer hegemónicos valores que chocan con los intereses de las clases dominantes, mostrar una comparativa ligeramente favorable es insuficiente.

¿Qué debemos hacer  para responder  a las opiniones manifestadas por nuestra propia militancia y para corregir el desafecto ciudadano que, en buena medida,  compartimos con el resto de partidos?

Pues muchas cosas que, forzando la síntesis,  se podrían resumir en una sola: recuperar la vieja fórmula por la cual el partido ha de considerarse como un medio y no como un fin y, consiguientemente, situar el centro de gravedad de nuestra acción política exclusivamente en los intereses de los sectores sociales que aspiramos a defender y representar.

Es fácil tachar esta formulación de banal o retórica en la medida en que cualquier partido político podría suscribirla sin dificultad, pero éste no es un buen enfoque de la cuestión: el buen enfoque es conseguir romper las inercias que dificultan cumplir en la práctica algo tan fácil de compartir en teoría y, a la postre, traducir esta formulación general en una práctica concreta.

 Desde este punto de vista, IU, tanto individual como colectivamente, debe:

  • Renunciar a la vieja política entendida como una lucha entre partidos que los ciudadanos observan con más o menos interés desde la grada. La nueva política se construye desde abajo, en interactuación permanente con la ciudadanía y, lo más importante, centrando nuestra actividad de partido exclusivamente en  la defensa de aquellos a quienes queremos representar. En consecuencia con lo anterior, debemos minimizar los esfuerzos y la proyección pública destinada a cuestiones que la ciudadanía ve lejanas o poco interesantes, incluyendo, naturalmente, nuestras cuitas organizativas, nuestros conflictos internos y las batallas partidistas de nulo o escaso contenido. Esto significa, entre otras cosas, sustraernos a las exigencias mediáticas que minimizan la difusión de los  proyectos políticos en presencia y priman la presentación de la política como una mera disputa por el poder entre los diferentes partidos
  • Colocar nuestra política institucional y nuestra política de alianzas bajo la luz de una pregunta tan sencilla como ésta: ¿qué alternativa de las posibles es la que más beneficia objetivamente al sector de la ciudadanía al que quiero defender y a la que he pedido o voy a pedir el  voto?. Es sorprendente como , bajo esta perspectiva, algunas posiciones habituales  pierden consistencia y otras, en cambio, cobran un extraordinario valor

  • Ser intelectualmente honestos en el análisis y en el comportamiento; ser serios, rigurosos y sinceros a la hora de explicar lo que hay, lo que hacemos y lo que queremos hacer. Darle solidez y coherencia a nuestro discurso y a nuestra acción política preservando la coherencia entre la teoría y la práctica.

“Sensu contrario”, debemos resistir a la tentación de la demagogia y de los análisis simplistas: la búsqueda de adhesiones en base a discursos vacuos o propuestas irrealizables puede ser rentable a corto plazo pero, tarde o temprano, genera desmoralización social y desprestigio político. La coherencia, por último, no debe ser confundida con el inmovilismo: la coherencia no excluye la autocrítica y la incapacidad para reconocer de forma natural los propios errores

  • Hacer política para los de fuera y no para los de dentro, es decir, tener el coraje de no hacer la política fácil - la que busca acomodarse en los equilibrios internos -  y sí la política más adecuada para los sectores sociales cuyos intereses queremos representar.
  • Ser didácticos, hablar con un lenguaje llano e inteligible y  desterrar los textos y los discursos complejos y únicamente accesibles para una minoría
  • Demostrar en nuestro funcionamiento interno coherencia con lo que proponemos para la sociedad  y para las instituciones que pretendemos gobernar: democracia, participación y transparencia; aplicación de criterios sociales y medioambientales  en la gestión; exigencia de un comportamiento ético (no sólo legal) a todos los miembros de la organización y generación de un espacio amable y tolerante para la propia militancia y para todas aquellas personas que se acerquen a nosotros  para trabajar, colaborar o, simplemente, debatir.

 

 

IU, LAS CONFLUENCIAS Y LAS MEADAS DE CHIP

grosske | 21 Abril, 2016 20:17

Tengo un perro y tres perras que miccionan de forma radicalmente distinta. Ellas, sin duda más normales, mean tranquilamente con el único fin de evacuar cargas innecesarias. Él, en cambio está genéticamente preparado para convertir algo tan sencillo como mear en un aviso a sus congéneres sobre los derechos territoriales que supuestamente le amparan. Por eso las meadas de Chip, que así se llama mi perro, se convierten en un absurdo periplo para dejar el rastro de su aroma en plantas, muros, y mobiliario de exterior: un asco, vaya.

Ahora que Podemos e IU han iniciado tanteos informales de cara a un posible acuerdo electoral, veo un montón de gente, en uno y otro lado, que sienten la necesidad de  depositar en medios de comunicación y redes sociales una secuencia inacabable de advertencias, admoniciones  y predisposiciones del tipo: “en modo alguno vamos a aceptar…”, “no podemos pasar por…”, “sería muy negativo que…”, “no vamos a…”, o “si se hace tal cosa, haremos tal otra…”.

No puedo responder por Podemos pero, hablando de acuerdos preelectorales,  IU tiene muy claro lo que quiere y cómo lo quiere. Así que, como aún no existe ni acuerdo ni preacuerdo, esta actitud no tiene otra consecuencia que marcar territorialmente el debate, generar ruido, provocar una imagen de división interna y, en definitiva, deteriorar un eventual acuerdo.  Talmente lo que hace mi Chip.

A todos los que se embarcan en estas prácticas, me parece importante recordarles lo que el Consejo Político Federal de IU ha acordado reiteradamente en los últimos meses:

"En cuanto a las alianzas , parece razonable defender dentro de IU-UP, por coherencia, defender la convergencia con todos los actores con los que o bien no se pudo o se negaron en el proceso preelectoral anterior y hacerlo en todas las circunscripciones del Estado, con un programa común de izquierdas y respeto a la identidad de todos. Este debería ser el plan A, pero no el único.

Izquierda Unida, en todo caso, se presentará a las nuevas elecciones generales si las hubiera. Se compromete a hacerlo desde la búsqueda clara de la convergencia con el resto de actores que asuman el compromiso de un programa rupturista y alternativo como el que tiene IU-UP. Se compromete con un proceso de convergencia en el que se respeten las identidades de cada cual. Es ese el interés que tenemos desde el convencimiento de que es la mejor alternativa para las clases populares, para los trabajadores y trabajadoras"

Sobre la base de un acuerdo programático… respetando la identidad de cada cual… buscando el beneficio de aquellos a quienes queremos representar… Así se hará si se hace. Y que nadie se equivoque: el texto del CPF que he reproducido lo presentó Cayo Lara y en torno a esto, que nadie se equivoque, se aglutina el 90% de IU

No hay, pues, necesidad de seguir generando ruido ni de ir meando por las esquinas.

Respetemos el proceso, en primer lugar por respeto a la gente que lo ve con ilusión y, también, por respeto a nosotros mismos y, si se llega a un preacuerdo, decidamos entre todos y todas, tranquila y democráticamente,  hasta qué punto cumplen los criterios precitados y si puede considerarse o no satisfactorio. Tan sencillo como esto

LA XI ASAMBLEA DE IU (I): POCO QUE VER CON LAS DEMAS

grosske | 31 Marš, 2016 19:07

Basta echar una ojeada a las normas que van a regir la XI Asamblea de IU para darse cuenta de que una renovación profunda de IU ha empezado ya 

En la aprobación del documento político, el concepto de "tesis "oficial" surgida de la dirección ha saltado por los aires y cualquier texto con 400 avales de tres federaciones va a formar parte del debate.

Además, los documentos en liza van a ser objeto de enmiendas y aportaciones en los  territorios y, finalmente, convenientemente mejoradas por los ponentes (si es que éstos saben lo que les conviene), van a ser votadas no por delegad@s de delegad@s sino por tod@s los afiliad@s y simpatizantes de IU que esté inscritos en la UAR. La votación, además podrá ser por bloques; es decir: se podrá votar, por ejemplo,  la política de confluencias de una ponencia, la política europea de otra ponencia y los criterios organizativos de una tercera.

En cuanto a la futura dirección, los términos precisos en que se va a producir serán definidos por el CPF de 10 de abril pero lo que ya está establecido es que también aquí tod@s los afiliad@s a IU podrán participar en la votación de la nueva dirección 

La mayoría de ponencias (incluyendo la que yo personalmente he firmado) no aterrizan en el sistema concreto de elección de las direcciones pero a mí me seduce particularmente el sistema Dowdall que propone Izquierda Abierta: una buena combinación de poder votar individualmente a tal o cual candidat@ a la dirección y, al mismo tiempo, salvaguardar la representación de las minorías. Es el sistema que se ha usado en UP para la elaboración de las candidaturas a las generales creo que para satisfacción de casi tod@s

Es cierto que los actuales Estatutos dificultan la ejecución de estos cambios con carácter previo a la Asamblea y que la actual dirección tendrá que hacer encaje de bolillos para compaginar la legalidad estatutaria con los nuevos métodos. Sin embargo, la voluntad de cambio que la militancia expresa (y sobre la que volveré en un próximo escrito) bien merece el esfuerzo de adaptación a los nuevos métodos  y el riesgo de que nos liemos un poco en el proceso .

LA VERDAD ES REVOLUCIONARIA, TAMBIEN EN LA INVESTIDURA

grosske | 05 Marš, 2016 21:45

El PSOE acaba de anunciar que lo suyo con Ciudadanos va en serio y que están casados por la Iglesia. Algunos se escandalizan pero no es mi caso porque este acuerdo PSOE-C’s y su blindaje sin fisuras casa perfectamente con el análisis que IU ha hecho históricamente sobre las hipotecas y limitaciones de la política socialista.

Compadezco a quienes siguen la política como si fuera realmente este teatrillo de amoríos, peleas, requiebros, seducciones, acuerdos y desacuerdos, ahora te llamo, ahora no te llamo, ahora te quiero y ahora no, ahora eres – como decía el PSOE de Ciudadanos durante la campaña -  “las nuevas generaciones del PP” y ahora eres mi marido… porque es imposible que se enteren de nada.

Lo mejor que tiene Garzón es que (aun pudiéndose equivocar, como todo el mundo), cree en lo que dice y dice lo que cree. Que sea por muchos años porque estoy convencido de que aquel “La verdad es revolucionaria” de Gramsci está más vigente que nunca: la prueba “a contrario” es la cantidad de mentiras que necesita  la reacción

Mañana se reúne  la dirección federal de IU y hablaremos de la investidura. Como durante estos meses no hemos hecho teatro, tendremos la oportunidad de analizar la situación con frialdad y con el objetivo principal de servir a los sectores sociales que queremos representar.

Mañana deberíamos ser capaces de ser honestos con nosotros mismos y con la ciudadanía y afrontar cosas elementales como estas:

1)      Que lo de un gobierno de izquierdas sustentado en una mayoría parlamentaria de izquierdas es un mito fomentado por algunos para justificar sus tácticas teatrales. Quien no lo tenga claro, que examine despacio los resultados electorales o que lea este artículo de Ignacio Escolar (otro que tampoco miente) http://www.eldiario.es/escolar/estrategia-pinza-fracasado_6_490361013.htm 

2)      Que, aunque tal mayoría existiera, la presencia mayoritaria del PSOE en dicha mayoría impediria llevar a cabo muchas medidas imprescindibles para que un gobierno de izquierdas sea digno de tal nombre

3) Que buscar en la negociación un resultado cercano a nuestro programa (proceso constituyente, nacionalizaciones, salida de la OTAN, enfrentamiento con la Troika, etc) sería una quimera.

4)      Que, a pesar de todo lo anterior, el programa PSOE-C’s contiene medidas objetivamente positivas que es necesario evaluar en su justa medida: le debemos a la ciutadania y a nuestro electorado un anàlisis ponderado de lo que no se menciona, de lo que se menciona negativamente y de los que se menciona positivamente

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es evidente que nuestra participación en un gobierno surgido de las elecciones del 20-D e, incluso, un pacto de legislatura  no tendría sentido. Lo que nunca nos hemos planteado “de momento”, debe ser negado, a la vista del pacto PSOE- C’s,  de manera taxativa

Por tanto, para no enredar a la ciutadania alimentando falsas expectativas, debemos elegir entre apostar desde ya por la disolución de las cámaras o bien reformular nuestra relación de 16 puntos para negociar la investidura y reconvertirla en una relación de medidas concretísimas e irrenunciables associables a nuestra eventual abstención.

La primera opción es, sin duda,es la más sencilla y tiene la ventaja de lo elemental: si el juego  no es favorable, volvamos  a repartir las cartas.

Lo único que nos puede detener y adoptar otra posición es el riesgo de que las cartas nuevamente repartidas sean aún peores.

En contra de lo que nos suele gustar a los twitteros, la decisión no es sencilla ni se puede explicar en 140 caracteres: bienvenidos a la realidad 

EL FUTURO DE IU Y SU PRËXIMA ASAMBLEA

grosske | 23 Febrer, 2016 20:03

¿Hacemos una Asamblea para salir del paso o para resolver nuestras limitaciones históricas?. Si crees que la segunda opción es la buena quizás te interese este texto. En buena medida coincide con un documento aprobado por la dirección de EUIB. Si encuentras algo chungo seguro que serán mis añadidos personales.

 

I.- ENFOQUE GENERAL DE LA ASAMBLEA

El mismo Consejo Político Federal que ha convocado la XI Asamblea, acordó también que debemos encaminarnos a “una Asamblea excepcional ante una situación excepcional. Una asamblea que sea no el punto final sino el principio de algo más grande. Una asamblea para estar a la altura del momento político”.

Si estas palabras no son puramente retóricas, eso quiere decir que la XI Asamblea no puede limitarse a hacer una reflexión sobre el pasado ciclo electoral y sobre las medidas que hay que adoptar en consecuencia: la XI Asamblea ha de ser, también, la Asamblea del XXX aniversario de IU y, por tanto, la que  haga un balance general de nuestra trayectoria, de nuestros éxitos y de nuestras limitaciones, y la que nos permita dar un paso cualitativo hacia delante.

Está claro que IU, en estas tres últimas décadas ha jugado un papel imprescindible en la defensa de los intereses de las clases populares y esto es algo de lo que podemos y debemos sentirnos orgullosos. Pero, al mismo tiempo, hemos de tenir el coraje y la honestidad de mirarnos al espejo tal como somos y de saber encontrar nuestras debilitades y nuestros errores con el firme propósito de corregirlos.

Para hacerlo, debemos evitar los debates nominalistas y emocionales del estilo refundación/reivindicación de las siglas; renovación/mantenimiento de las esencias; agotamiento del proyecto/fe en el proyecto o cambio de nombre/mantenimiento del nombre. Este tipo de planteamientos  impide hacer síntesis razonables y conducen necesariamente a conclusiones estériles y a la división interna de la organización.

 Se trata, pues, de no caer ni en la tentación del inmovilismo y el temor al cambio  ni en la de ponernos a correr como pollos descabezados para salir de la actual situación; se trata, en definitiva,  de analizar las nuevas realidades y de tomar decisiones concretas y no retóricas o emocionales sobre cómo afrontar el futuro. La ciudadanía espera de nosotros compromisos con sus problemas y una oferta política clara. Los debates abstractos e  interiorizados no tienen nada que ver con la transformación de la sociedad

 

 

II.- LA TRAYECTORIA DE IU

IU, como EUIB, está situada en un momento histórico  muy delicado de su ya  dilatada trayectoria

Una somera vista atrás nos indica que IU – en las elecciones generales - tiene un techo y un suelo electorales bastante definidos que oscila entre el 4 y el 7 %. Sólo en unas pocas ocasiones hemos alcanzado porcentajes cercanos al 10% (en dos elecciones europeas y en las generales de 1996)

Enterrados mil veces por los grandes grupos mediáticos, atacados desde todos los angulos y objeto de diversas opas hostiles, IU se ha acreditado como una fuerza poco menos que  insumergible. Nosotros tenemos un capital ideológico, organizativo y de conexión con los movimientos sociales que  es, en definitiva, el que ha impedido que IU acabara siendo en las pasadas elecciones generales  la UPyD de la izquierda.

Acreditado que somos un navío muy difícil de hundir, también hay que valorar que, como decíamos anteriormente, IU tiene un techo electoral igualmente marcado. Ni con un PSOE desacreditado en el gobierno ni con el PP en el gobierno, ni sin Podemos ni con Podemos, IU ha sido capaz de ir más allá del 10% y esto la situa en la banda media/baja de los partidos más cercanos a nosotros en Europa.

Así mismo, IU tiene una organización movida por convicciones profundas y y con fuerte arraigo territorial pero que, desgraciadamente, no tiene el peso organizativo ni la extensión territorial de otras organizaciones similares del entorno europeo.

Por otra parte, también tendremos que convenir que IU no ha conseguido jamás desarrollar plenamente este carácter de movimiento político y social, de unidad popular, a la que siempre ha aspirado. Con algunos elementos correctores, IU funcionó como una coalición de partidos en los inicios de su trayectoria y, a partir de la IIIª Asamblea y también con algunas correcciones, como un partido convencional

Por tanto,  no contamos ni por volumen ni por cohesión, con una organización lo bastante potente para garantizar unos buenos resultados electorales y unas políticas de cambio trasnformadoras

Después de haber estado casi  dos décadas demasiado centrados en el PSOE, en el sorpasso y en las opas hostiles que nos lanzaba, ahora corremos el peligro de hacer lo propio con Podemos… sería la repetición de un mismo error: la superación de nuestras limitaciones políticas, organizativas y electorales no depende de los demás sino de nosotros mismos.

Consciente de todo ello, y en otro momento de dificultades electorales, la IX Asamblea de IU – hace 8 años - apostó por la refundación de IU y, unos años después, la X Asamblea nos mandató a impulsar la creación de un Bloque Político y Social. Lamentablemente, ni uno ni otro mandato fueron ejecutados de manera adecuada.

Más recientemente, IU, ha sabido diagnosticar con acierto la situación general de nuestro país, sus tensiones sociales, los efectos de las políticas de recortes y el desgaste del bipartidismo pero no fue capaz de dar los pasos necesarios para canalizar de manera significativa la frustración social creciente.

Que surgiera otro partido al socaire de esta incapacidad y nos arrebartara un tercio de nuestro electorado es lo de menos: la gran pregunta que nos debemos hacer es si, a partir de ahora, vamos a estar estamos dispuestos a hacer lo necesario para superar nuestras limitaciones y combatir eficazmente para conseguir los objetivos estratégicos que llevamos defendiendo desde hace treinta años.

 

III.- DOS COSAS QUE DEBEMOS HACER

A) Reforzar Izquierda Unida

  • Una fuerza transformadora no puede tener su corazón acompasado con los latidos electorales y no puede dedicar la mayor parte de su energía a los debates institucionales y las batallas mediáticas : necesitamos una organización mucho más potente y mucho mejor organizada, mucho más pegada al terreno y al activismo social, que hable mucho de lo que a la gente le preocupa de verdad y muy poco de sí misma y de los demás partidos.
  • Una fuerza transformadora no puede centrarse casi exclusivamente en la disputa del mercado electoral ni debe convertir la acción  política institucional y electoral en el 80% de su acción política
  • Una fuerza transformadora debe trabajar en el día a día desarrollando actividades culturales, sociales y medioambientales  además de campañas políticas puntuales

… Ninguno de estos asertos constituye una novedad en la elaboración política de IU: lo que constituiría una novedad es llevarlos a la práctica

Por otra parte, nuestros adherid@s tienen un elevado índice de participación en los movimientos sociales… pero la organización falla a la hora de nutrir y reforzar colectivamente esta participación.

Por último, IU ha de democratizarse mucho más. No bastan los funcionamientos asamblearios y las listas proporcionales para garantizar los derechos de las minorías si los debates se calendarizan desde arriba, si  las asambleas se organizan de forma piramidal y  si la opinión de l@s afiliad@s pasan por tres filtros de delegad@s antes de llegar al centro de decisión final.

Las negociaciones cupulares entre partes deben dejar paso a mecanismos de democracia directa siempre que sea posible y, por supuesto, es imprescindible abrir canales directos de opinión y de debate en sentido vertical y, sobre todo, horizontal

IU debe ser una fuerza fresca, rápida y  ágil a la hora de decidir y a la hora de actuar y esto es incompatible con todo tipo de baronías y de componendas entre ellas. Vale más que nos equivoquemos entre tod@s – tiempo habrá para que entre tod@s rectifiquemos – que delegar los supuestos aciertos en una minoría

 

B) Construir una herramienta decisiva para la transformación social

La XI Asamblea de IU ha de volcarse en la consolidación política y organizativa de Unidad Popular   para que se convierta en una herramienta decisiva de la transformación social.

La  improvisación y las prisas en la constitución de proyectos unitarios como los Ganemos y UP, improvisación letal a pocos meses de las elecciones, debe dar lugar a un movimiento en profundidad, con vocación estratégica y que entronque directamente con el objetivos marcados por la X Asamblea de contribuir a generar un amplio bloque político y social con voluntad y capacidad transformadoras.

Dicho proceso de consolidación política y organizativa de la unidad popular se debería impulsar de acuerdo con los siguientes criterios:

 

  • Situarse en las coordenadas ideológicas propias del anticapitalismo, el feminismo, la ecología política, la radicalidad democrática y la universalidad de los derechos humanos
  • Girar en torno a un programa político honesto, realista, elaborado de forma colectiva y participativa y que constituirá su compromiso con la sociedad
  • Dirigirse a la mayoría social con voluntad ganadora y hegemónica.
  • Subordinar la acción política a la defensa de los sectores sociales que queremos representar:  renunciar al viejo juego partidista
  • Mantener un discurso inteligible, honesto, transparente y pegado a los problemas reales de la ciudadanía
  • Volcarse y anclarse  en la movilización social y en la calle
  • Respetar la pluralidad interna sin recurrir a los pactos cupulares entre partes
  • Funcionar de arriba a abajo y sobre la base de una persona un voto
  • Primar los mecanismos de democracia directa en todas las decisiones internas de importancia (elección de órganos, nominación de candidatos, decisiones políticas e institucionales de singular importancia)
  • Ser unitaria y con capacidad de incluir a personas, organizaciones y partidos
  • Organizarse en torno a la acción, sin burocratismos, sin apresurarse a cerrar modelos organizativos que encajonen y resten frescura al proyecto pero garantizando en todo momento los dos grandes valores a los que debe servir la organización de UP : la eficacia y la democracia interna.
  • Aplicar correctamente el principio federal como articulación de soberanías, definiendo claramente los ámbitos de soberanía compartida y actuando en consecuencia

 

EPILOGO

En definitiva IU y UP deben ser adalides de la  “Nueva Política”, concepto que sólo de manera muy tangencial y anecdótico  tiene que ver aspectos formales o con el uso de las nuevas tecnologías

La nueva política  significa  hacer política por y, únicamente, para la ciudadanía. Significa reivindicar la Política y renunciar al politiquerío. Significa  permeabilidad, escucha, honestidad intelectual, sinceridad y, por supuesto, la plena subordinación de la acción política a los valores e intereses sociales que pretendemos defender. Significa, en fin, un cambio radical en la relación entre los partidos políticos y la ciudadanía  y de los partidos entre sí.

Por contra, la vieja política es la política partidista, la que  se expresa en forma de una  pelea entre partidos poco inteligible para la ciudadanía, la que prima los intereses corporativos del partido por encima de los intereses generales y, a la postre, la que es vista por una parte importante de la ciudadanía como algo distante y que tiene poco que ver con su realidad cotidiana

 

 

┐NUEVO GOBIERNO: POR QU╔ PODEMOS ACT┌A AS═?

grosske | 16 Febrer, 2016 19:20

Te propongo lo siguiente:

 

1.- Imagina que Podemos tiene como objetivo político fundamental superar electoralmente al PSOE,

 

2.- Imagina que, por esta razón, no le interese formar parte de un gobierno  presidido por el PSOE que funcione porque, como es obvio, esto beneficiaría  electoralmente al PSOE tanto o más que a  Podemos.

 

3.- Imagina que, también por esta razón, la idea de unas elecciones anticipadas o de un giro del PSOE hacia la “Gran Coalición” con la derecha, le parezcan opciones mejores que la descrita en el punto anterior

 

4.- Imagina que, al mismo tiempo, tampoco quiere aparecer como el que rompe la posibilidad de un gobierno progresista  porque esto le supondría un fuerte castigo electoral.

 

5.- Imagina que, teniendo en cuenta todo lo anterior, la única jugada que le queda a Podemos es ofertar al PSOE un gobierno de coalición pero en unos términos que obliguen al PSOE a decir que no porque la propuesta se haga en términos humillantes para este partido, con propuestas inasumibles por este partido y, lo más importante, porque, aúnque el PSOE pasara por todo ello, no habría posibilidad de  obtener mayorías parlamentarias para aplicarlo

 

¿Hay algo de todo cuanto está ocurriendo que no cuadre con esta hipótesis?

 

PS ¿Y los intereses de la ciudadanía te preguntarás? Querido/a, en la vieja política, esto es siempre un factor secundario 

CËMO CONSEGUIR UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS VIABLE Y QUE NO ACABE EN FRACASO

grosske | 27 Gener, 2016 21:25

¿Os habéis fijado en que la oferta de Podemos para constituir un gobierno de izquierdas ha tenido el efecto paradójico de  desencadenar un redoblado torrente de enfrentamientos verbales entre Podemos y el PSOE? Pues os hago un pronóstico: si ésta va a ser la dinámica del futuro gobierno, la cosa va a acabar como el rosario de la aurora  y este gobierno se convertirá en la mera antesala de un retorno triunfal del Partido Popular.

Yo soy de los muchos que quieren que lo que surja del 20D sea un gobierno progresista aunque sé que el que se vaya a formar necesariamente estará lejos de mis deseos y mis pretensiones. Estoy a favor y creo que, como bien explican Garzón y Cayo Lara, UP debe facilitarlo.

Sin embargo, no soy de los que impulsan este gobierno generando expectativas excesivas sobre lo que puede llegar a hacer y fingiendo ignorar que estas expectativas, por excesivas, van a ser necesariamente frustradas. Quienes así actúan lo hacen cayendo en la demagogia y con intenciones electoralistas bastante fáciles de descubrir. Purita vieja política.

En todo caso, la cruda realidad es que el voto emitido por la ciudadanía hace un mes es un voto complejo y ambiguo que sí puede permitir constituir un gobierno alternativo al PP pero que, por sus menguados apoyos parlamentarios y por sus propias discrepancias internas, en modo alguno estaría en condiciones de  llevar a cabo reformas constitucionales ni implementar un programa de reformas en profundidad que pudiera durar toda la legislatura.  

No es algo que sea fácil evocar porque es mucho más simpático intentar embriagar a la ciudadanía con una retórica hueca, pero lo cierto es que el PSOE no comparte las ansias de cambio  que caracterizan a UP, a una parte importante de Podemos y a una parte aún mayor de las candidaturas de confluencia en ámbitos  tan sensibles como la política europea, la exterior, la económica y la laboral. Estas diferencias se hacen aún mayores si tenemos en cuenta a otros grupos parlamentarios de derecha nacionalista cuya complicidad es necesaria para constituir el gobierno  y  mucho mayores aún  si incluimos temas como la convocatoria de referéndums de autodeterminación.

¿Quiere eso decir que haya que bajar los brazos y dejar gobernar al PP? En lo absoluto: quiere decir que hay que hacer un gobierno honesto, que no genere  más expectativas de las que pueda satisfacer y cuyo balance genere satisfacción en vez de generar frustración y un espectáculo de parálisis y de confrontación  permanente entre sus miembros.

¿Cómo conseguir la cuadratura del círculo en torno a esta cuestión? Pues, a falta de otras soluciones a las que me sumaría encantado, siendo honestos con nosotros mismos y con la gente  y constituyendo un gobierno consecuente con sus propias limitaciones. Eso se traduce en constituir un gobierno que aborde  una serie de medidas básicas que tienen un respaldo social (y político) muy mayoritario en el ámbito de la calidad democrática, políticas sociales y laborales y profundización del autogobierno para, a continuación, y en el término de un año aproximadamente, disolver las cámaras y convocar nuevas elecciones.

Está muy lejos de ser una solución ideal y, por supuesto, está tan lejos de la dinámica partidista al uso que la considero prácticamente imposible, pero no por ello deja de parecerme la más sólida, la más transparente, la más viable, la  más adecuada al mensaje emitido por  la ciudadanía el 20 de diciembre y, sobre todo, la que mejor podría ser la antesala de gobiernos de cambio más ambiciosos en vez de ser, como decía al principio,  una etapa transitoria antes del regreso triunfal de la derecha

 

LA VERDAD SOBRE LO QUE HA DECIDIDO IU

grosske | 11 Gener, 2016 21:32

Saber lo que decidió la dirección federal de IU del sábado no es cosa sencilla.

Ayuda mucho leer eldiario.es  http://www.eldiario.es/politica/Alberto_Garzon-Consejo_Politico-IU-refundacion-XI_Asamblea_0_471753089.html y no hace daño leer los despachos de Europa Press.  En cambio,  leer cualquiera de los otros periodicos que he consultado (Publico, El Pais, El Mundo y ABC), que es lo que habréis hecho la mayoría,  significa lanzarse directamente en el  abismo del engaño.

Sin embargo, lo que acordamos en Madrid es muy fácil de explicar. Os reseño lo esencial:

1.- Sobre la situación política general tras el 20-D

"No apoyaremos un gobierno del Partido Popular ni continuista de sus políticas. Parece que lo razonable sería apostar por un gobierno de progreso. Una investidura de Pedro Sánchez, en su caso, deberíamos condicionarla al plan de emergencia social y empleo en la que se incluye la ley de garantía del derecho a la vivienda y la subida del SMI, además de los cumplimientos programáticos de propuestas comunes" (informe de Cayo Lara)

2.- Reafirmacion de la apuesta por las candidaturas de Unidad Popular

"Si hay nuevas elecciones "la apuesta por las candidaturas de unidad popular, la confianza en los/as elegidos/as (más allá de algunanueva elección en primarias que pudiera surgir en alguna provincia) y el programa aprobado debería ser el camino si creemos realmente en lo que hemos teorizado y aplicado en las pasadas elecciones" (informe Cayo Lara)

"El compromiso de la militancia de Izquierda Unida está con la transformación social y con un proyecto de ruptura democrática que nos permita construir un nuevo país desde las coordenadas ideológicas del anticapitalismo, el feminismo y la ecología política. Por eso consideramos imprescindible seguir apostando por la unidad popular, recogiendo lo mejor de las experiencias vividas en los últimos años y proyectando hacia el futuro nuestra capacidad de transformar la realidad. No podemos olvidar que la unidad popular se construye en la movilización social y en las calles, y eso es parte esencial de nuestro proyecto político. Para eso es fundamental que iniciemos acciones y movilizaciones que permitan que nos encontremos con más gente en la política y no en los discursos; que nos permitan luchar contra las injusticias desde la acción y no sólo desde las diferentes instituciones" (Informe Alberto Garzón)

3.- Reafirmación de la política de alianzas

"En cuanto a las alianzas parece razonable defender dentro de IU-UP, por coherencia, la convergencia con todos los actores que o bien no se pudo o se negaron en el proceso preelectoral anterior entodas las circunscripciones del Estado, con un programa común de izquierdas y respeto a la identidad de todos. Este debería ser el plan A, pero no el único." (informe de Cayo Lara)

"Nuestra tarea debería ser fortalecer nuestra organización como instrumento autónomo y radical, que va a la raíz de los problemas, y desde ese espacio colaborar electoralmente con otras fuerzas en la medida en que esos acuerdos puedan ser positivos para la transformación social. Y desde luego nunca desde un ejercicio de subalternidad...    Creemos fundamental que la colaboración entre las fuerzas de ruptura se de desde el reconocimiento de la diversidad, pues es la única forma posible de aprovechar las sinergias políticas. En nuestro país, plurinacional y diverso, convivimos muchas organizaciones de izquierdas que tenemos nuestra propia cultura política y nuestras propias ambiciones sociales; nada de eso debería ser un inconveniente para tejer lazos de colaboración electoral y no electoral. Al contrario, la potencialidad que encierra una colaboración así es algo que no deberíamos desaprovechar".(Informe de Alberto Garzon)

4.- Convocatoria de la Asamblea de IU

"(Debemos) favorecer un debate sereno y reflexivo. Un debate con la plena participación de abajo a arriba,,, una asamblea para trazar las líneas estratégicas de futuro y en la que nada está predeterminado" (informe Cayo Lara)

"Es tiempo para repensar la izquierda y tiempo para hacer balance de lo sucedido en los últimos años....  (Debemos)  fortalecer nuestro proyecto político adaptando nuestra organización a los tiempos que realmente vivimos. Construyamos una organización más democrática, ágil, flexible y capaz de incidir con mayor eficacia en los conflictos sociales y políticos. Fortalezcamos ideológicamente nuestro instrumento, pues seguimos considerando que la solución a los problemas del país vienen desde la izquierda y desde una perspectiva de clase. Aprovechemos la oportunidad de la próxima Asamblea Federal y hagamos un proceso ilusionante que nos permita sentirnos aún más orgullosos de nuestra organización... Estamos ante una situación excepcional, y eso supone ir a una asamblea excepcional. Una asamblea que sea no el punto final sino el principio de algo más grande. Una asamblea para estar a la altura del momento político" (informe Alberto Garzón)

Una nota más, el informe de Alberto se aprobó con el 80% de los votos y el de Cayo con un 70%

Todo esto es lo que aprobamos el Sábado y con lo que yo me siento muy satisfecho (como es facil de constatar para quien haya leído un post anterior http://grosske.balearweb.net/post/125068 )... y, por supuesto, lo aprobado no revela discrepancias en la línea política entre Cayo y Alberto (aunque ésto no quiera decir, como es lógico, que Cayo y Alberto sean gemelos idénticos).

 

 

Ahora, si os apetece, releed algunas de las "informaciones" que se publicaron sobre el tema

http://m.publico.es/politica/1945584/el-sector-afin-a-garzon-pilotara-la-xi-asamblea-de-iu-en-mayo-con-menos-apoyo-de-lo-esperado

http://politica.elpais.com/politica/2016/01/09/actualidad/1452295306_510888.html

http://www.elmundo.es/espana/2016/01/09/5690e43fe2704ecf0a8b45c9.htmlhttp://www.abc.es/espana/abci-cayo-lara-arremete-contra-podemos-no-querian-unidad-popular-querian-absorcion-201601091149_noticia.html

http://www.abc.es/espana/abci-cayo-lara-arremete-contra-podemos-no-querian-unidad-popular-querian-absorcion-201601091149_noticia.html

POR QU╔ HEMOS DE ACORDAR CON PODEMOS PERO NO INTEGRARNOS EN PODEMOS

grosske | 07 Gener, 2016 20:56

Si se repiten las elecciones, estoy seguro de que IU se mostrará favorable a que Unidad Popular proponga a Podemos un acuerdo preelectoral que se fundamente en el acuerdo programático, que respete la identidad de cada parte y que, por supuesto, tenga en cuenta el diferente peso electoral de  unos y otros en las pasadas elecciones del 20-D.

Y también estoy  casi seguro de que Podemos dirá que no y que, alternativamente, propondrá una fórmula que, de facto, signifique la disolución de UP ( y, por tanto, de IU) en su propio proyecto.

Quiero aclarar que no lo harán por maldad: lo harán, sencillamente,  porque Podemos es un proyecto eminentemente electoral (una “máquina de guerra electoral” en palabras del propio Errejón) que, para conseguir este objetivo necesita de una organización “líquida” en la que un pequeño núcleo dirigente pueda modular desde arriba su programa, su discurso y su práctica en función de los cambiantes vientos electorales.

Es así como Podemos ha podido pasar del “asalto a los cielos”, de la derrota de la “casta” bipartidista  y de ser un proyecto “ni de derechas ni de izquierdas”  a una posición muy distinta y más posibilista  que tiene como principal objetivo sobrepasar y sustituir al PSOE; por eso también se ha  podido pasar, en lo interno, de la democracia directa a las listas plancha y los fichajes digitados desde arriba para encabezar las candidaturas; por eso se ha podido pasar del ir solos a las elecciones a ir acompañado (aunque sólo donde más convenía) y por eso se ha podido cambiar  sustancialmente el programa en temas como la OTAN, el control de la banca y las eléctricas, el apoyo a los acuerdos de Tsipras con la Troika, los conciertos educativos, los toros y un largo etcétera.

Una organización líquida puede hacer esto y más pero también sabe que estos giros espectaculares serían mucho más difíciles en el marco de acuerdos con organizaciones regulares de una cierta entidad. Por eso sólo ha llegado a este tipo de acuerdos  en algunos territorios en los que partía de una posición de debilidad y por eso se niega – y se negará, me temo -  a llegar a un acuerdo global con  UP en el conjunto del Estado.

No escribo cuanto antecede para confrontar con Podemos. Sólo intento entender y explicar lo que pasa y lo que creo que pasará.

Reconozco los muchos méritos de Podemos en cuanto a la agitación del panorama político español; también comparto muchas de sus propuestas programáticas y, por supuesto, seré de los que defienda volver a intentar  un acuerdo preelectoral con esta organización si se repitieran las elecciones.

Reconozco asimismo el mérito de este 18,4% de votos obtenido en las circunscripciones donde se ha presentado en solitario y que, por cierto, ya predije con exactitud en este mismo bloc el pasado 1 de abril, cuando ( ¡hay que ver como cambian las cosas en sólo 9 meses! ), mencionar este porcentaje y decir que serían la tercera fuerza política era menospreciarles.

Pero  todo este reconocimiento no es suficiente como para que sea de los que creen que trabajar por la transformación social pasa necesariamente por integrarse en Podemos.  No comparto esta moral del éxito por la que el apoyo electoral es demostración suficiente de la bondad política y no creo que una organización líquida y que no quiera reconocer la pluralidad de la izquierda  pueda ser una buena herramienta para la transformación social.

Respeto a quienes hagan el razonamiento contrario como respeté a quienes, en los años 80 y salvando las distancias, se creyeron  que aquel PSOE de mayorías absolutas, del cambio y de la  modernidad era una "casa común de la izquierda" suficientemente acogedora.

Pero, del mismo modo, espero que se respete también a quienes preferimos refundar a IU, aligerarla de inercias y vicios retardatarios y, junto con otros, construir una plataforma de izquierdas plural, abierta, coherente, unitaria, intelectualmente honesta,  rabiosamente democrática y con una organización útil tanto en la contienda electoral como en la movilización social. 

IU FEDERAL: DECISIONES DEL SABADO QUE VIENE Y MAS ALL┴

grosske | 04 Gener, 2016 11:57

A) El  doble debate y la manera de afrontarlo

El próximo 9 de enero IU se reúne un Consejo Político Federal de IU sobre el que planearán  cuestiones electorales  pero también cuestiones estratégicas de mucho calado que, de hecho, ya se están adelantando en las redes y en los medios de comunicación,

Obviamente, del Consejo han de salir decisiones suficientes relativas a  la posible repetición de las elecciones y también se tendrá que organizar el debate estratégico ya iniciado.

Sin embargo, sería un grave error que, ante la posibilidad de una nueva convocatoria electoral, nos lanzáramos a un debate precipitado sobre los temas estratégicos que, precisamente por su importancia, no permiten  (ni sería democrático intentarlo) que el CPF los obvie, los predetermine ni, mucho menos, los cierre de manera apresurada

Por tanto, considero lo más razonable que  el CPF, en los términos que más adelante intento exponer, abra oficialmente el debate estratégico que, de hecho, está abierto ya y lo combine con los requerimientos de una posible repetición de las elecciones.

Una nota para acabar esta cuestión;   algunos parecen considerar que las "exigencias del momento político" y los decepcionantes resultados electorales del 20-D ya nos han dejado sin crédito para  abrir debates estratégicos y que la probable convocatoria de elecciones no nos deja otra otra salida que intentar, a corto plazo,  un proceso de convergencia con Podemos lo más digno posible. Comparto, como explico más adelante, que debemos seguir buscando los procesos de convergencia con más ahínco si cabe, pero de ninguna manera  comparto que la búsqueda de la convergencia sea nuestro único objetivo y, dicho más claramente, nuestra única "salida". Tal posición desvirtúa la verdadera convergencia para convertirla en  una huida hacia delante,   en un proceso brusco e impulsado desde arriba que dejaría en la cuneta a una parte importante de nuestra militancia y nuestro electorado y, a la postre, en un mero proceso de absorción por otra fuerza política muy empobrecedor para la izquierda

B) Propuestas concretas:

I.- Respecto a  la posible  convocatoria de nuevas  elecciones

Hay algunas decisiones del Consejo Político de IU  a las que no soy capaz de ver  alternativas razonables: IU debe renovar su participación en  Unidad Popular y, en el seno de ésta,  debe impulsar el mantenimiento del programa y la confianza  en sus candidatos (dejando margen , en todo caso, para que, vía primarias y con todos los requisitos democráticos, se produzcan cambios en tal o cual circunscripción)

Respecto a la política de alianzas, el tema más delicado,  pues algo parecido:  IU debe defender en el seno de UP la renovación del impulso de acuerdos preelectorales que formulamos el pasado otoño con la esperanza de que lo que no fue posible entonces sea posible ahora. Siempre desde el acuerdo programático, la voluntad de sumar y el respeto mutuo.

II.- Respecto al contenido del debate estratégico

El CPF no tiene que abordar este tema únicamente en relación con los cambios políticos recientemente acaecidos. Éstos, con ser importantes, se añaden a un conjunto de reflexiones que iniciamos en 2008 y que se materializaron en acuerdos importantes de las dos últimas asambleas federales que nunca llegaron a cumplirse plenamente (por decirlo suavemente)

El debate que debemos abrir, ha de entroncar, pues, con lo acordado en aquellas asambleas y con un abordaje global y riguroso de temas como los siguientes:

a) La trayectoria de IU desde su fundación y  sus dificultades permanentes para ser lo que siempre quiso ser  (algo a lo que aludía  en un artículo reciente : http://grosske.balearweb.net/post/125010 )

b) El análisis histórico de los resultados electorales de IU, el cual nos pondrá ante los ojos un dato esencial y que dudo que todos y todas tengamos presente: desde hace quince años IU ha demostrado en varias ocasiones que no necesita a Podemos para conseguir resultados como los del pasado día 20 de diciembre.

c) La situación de la izquierda transformadora en Europa: Grecia, Italia, Francia, Alemania... que nos permitirá comprobar las dificultades  para diseñar una una herramienta exitosa para enfrentar las políticas neoliberales.

d) Los cambios en la política y en el sistema de representación

El examen de estas cuestiones me parece apasionante y me inspira muchas ideas y propuestas pero, naturalmente, no es el propósito de este escrito exponerlas sino proponer al CPF que cree las condiciones para que todos y todas podamos exponer las nuestras y llegar a las decisiones colectivas que sean necesarias

 

III.- Respecto al método de debate

Propongo básicamente dos  criterios:

a) Huir de debates nominalistas y abordar un verdadero debate sobre contenidos

Las palabras no quieren decir nada en sí mismas: términos como confluencia, refundación o renovación pueden esconder todo tipo de realidades. Yo siento por el término refundación un especial aprecio pero soy consciente de que bajo este nombre se pueden ocultar desde simples operaciones de maquillaje hasta giros ideológicos  pasando por cambios en el discurso y la manera  de funcionar, entre otras cuestiones. Y lo que le pasa al término refundación le pasa a todos los demás. Es necesario, pues, un debate serio, transparente y no un esgrima terminológico sólo apto para espadachines avezados.

b) Abrir un debate horizontal y que exceda las fronteras orgánicas de IU.

Sé que es algo que se dice con mucha más frecuencia de la que se hace pero, en este caso, para que el debate sea realmente útil, necesitamos imperiosamente un debate horizontal, donde todos y todas puedan opinar y difundir sus opiniones; un debate que vaya de abajo a arriba y no de arriba a abajo; un debate donde la gente sienta realmente que su opinión cuenta; un debate directo y no delegado y, también, un debate donde la gente dialogue, escriba y se moje: los canutazos en radio y televisión y las entrevistas de prensa son poco útiles porque son el ámbito más propicio para el sesgo, la finta y la media verdad. Todo el mundo, por tanto, al debate presencial, al ordenador, a la tablet, al blog y a los foros de debate y, en un tiempo razonable pero no demasiado largo, a las asambleas y a las urnas y a los ordenadores, para votar y decidir

OCHO OBJETIVOS PARA LA REFUNDACION DE IU

grosske | 24 Desembre, 2015 12:00

Las pasadas elecciones generales han tenido muchas consecuencias y algunas de ellas claramente positivas. Pero también han comportado dos elementos   muy negativos, especialmente si tenemos en cuenta "la que ha caído" en los últimos años: el PP sigue siendo el partido más votado en España y el PSOE sigue siendo el  partido más votado en el seno de la izquierda. En términos de voto, el balance izquierda/derecha está, como todo el mundo sabe, en empate técnico... con todo lo que ha caído, insisto.

Si extendemos nuestra mirada al resto de Europa, el panorama,  desgraciadamente, no es más halagüeño. Sin posibilidad de extenderme sobre ello, creo que examinar  la situación de Grecia (en la que habíamos depositado tantas esperanzas), la del Norte y Centro de Europa, pasando por la de Francia o Italia, no supone sino sumar preocupación a preocupación.

Dicho en otras palabras: aquellos que pretendemos hacer frente al modelo neoliberal capitalista y avanzar hacia  otro modelo de sociedad - lo cual va mucho más allá de encontrar  un hueco electoral digno - estamos perdiendo la batalla.  Por eso, una reflexión seria y global a este respecto parece inaplazable.

Sin necesidad de esperar a la culminación de este debate pero sí como un hito importante en este debate, hay algo que, en mi opinión, IU debe abordar  de forma inmediata: su propia refundación

No es ninguna propuesta extraordinaria: es un acuerdo de la  penúltima Asamblea Federal de IU que nunca se ejecutó por la sencilla razón de que nos tembló el pulso (como tantas veces) a la hora de aplicarla.

Refundar un partido no es un salto en el vacío, no es poner fin a algo sin más para crear otra cosa cualquiera: es utilizar una herramienta formal (el encadenamiento del final de un trayecto con la aparición de un nuevo sujeto político) con un objetivo político predeterminado.

Si propongo la refundación de IU no es  para contar con  una nueva fuerza política cuya única diferencia respecto a la actual organización sea  una mejora en el funcionamiento, una modernización o, mucho menos, un cambio de imagen o fachada. En sentido contrario, y aún con mayor énfasis,  tampoco es para dar a luz a una nueva fuerza que se sitúe en otro espacio político o que reniegue de los valores y grandes objetivos estratégicos que han caracterizado desde siempre a Izquierda Unida.

¿Cuál es, pues, el objetivo político de la refundación? Pues  algo muy fácil de explicar: constituir una nuevo sujeto político que sea lo que IU siempre dijo querer ser sin llegar jamás a conseguirlo de manera satisfactoria.

Izquierda Unida nació en 1986 como un espacio de convergencia entre diversas culturas y organizaciones de la izquierda en torno a un programa común, una fuerza que se autodefiía como un movimiento político y social y que aspiraba a  un funcionamiento abierto al entorno social a través de la elaboración colectiva. ¿No os suena terriblemente parecido a los objetivos que nos seguimos planteando - ¡29 años después! - cuando  hablamos de convergencia política y social o de unidad popular? Y si esto es así, ¿no es también la mejor demostración de que jamás hemos llegado a conseguir  lo que desde un principio nos habíamos planteado?

Explicar con detalle por qué IU ha sido y es  un magnífico proyecto sólo muy parcialmente culminado, daría para escribir un libro. Así que me limitaré a apuntar dos elementos:

1) IU nace jurídicamente como una coalición electoral muy  asimétrica en cuanto al peso de sus integrantes y que intenta conjurar las tensiones internas sobre la base del consenso, palabra clave de aquella primera etapa. La intención es buena pero, inevitablemente, la dinámica de  negociaciones por arriba entre las partes para favorecer este consenso lastran inevitablemente un funcionamiento fresco, abierto y que vaya de abajo a arriba.

2) A partir de su III Asamblea, IU da un paso de gigante para resolver este problema: constituirse en un partido plural, diverso, que admite corrientes y partidos en su interior, pero que funciona de manera asamblearia sobre el principio de una persona/un voto.

El cambio es claramente positivo pero resulta insuficiente para conjurar una dinámica negativa que se va consolidando con el paso del tiempo: el nuevo partido asambleario va asumiendo inexorablemente los vicios de un partido convencional. El impulso de abajo arriba se va diluyendo en escalones intermedios y aparece lo que aparece tendencialmente en cualquier organización si no se dota de herramientas potentes para evitarlo: cúpulas dirigentes,  baronías territoriales y negociación por arriba entre grupos organizados; la elaboración colectiva cede el paso en la práctica  a métodos tradicionales en la elaboración de los programas y el programa como eje vertebrador de la organización y de la acción política pierde peso frente a las actitudes doctrinarias.

A partir de ahí, planteo la refundación como la manera más fácil, más creíble y más eficaz de contar a corto plazo con una fuerza política que reuna las siguientes características:

a) Tener como objetivo estratégico el mismo que IU ha tenido desde su fundación:  la construcción de una sociedad socialista  donde la economía esté al servicio del interés y el bienestar general; una sociedad democrática, igualitaria, fraterna, pacífica y en armonía con el medio natural

b)  Ser un receptáculo cómodo y plural para las diversas culturas y organizaciones  de la izquierda que se identifican con este objetivo pero romper radicalmente con la dinámica de negociaciones entre partes para la toma de decisiones en base a lo que se expresa más adelante (apartado e)

c) Ser una organización abierta a la sociedad especialmente en lo que se refiere a la elaboración colectiva del programa.

d) Articular la acción política e institucional y fundar  la cohesión interna en torno al programa, vínculo máximo  y compromiso máximo con la sociedad

e) Desarrollar un funcionamiento radical de democracia directa, donde los órganos estables sean básicamente de coordinación y donde cada adheridx pueda participar directamente en las decisiones políticamente más relevantes. Referéndums y consultas a todos los niveles  no han de ser una excepción: han de ser una herramienta habitual de funcionamiento

f) Dar la máxima importancia a la acción política extrainstitucional, pegada al terreno y a la incidencia en el conflicto y los movimientos sociales

g) Consecuentemente con lo anterior, constituir una organización fuerte donde cada miembro aporte en la medida de sus posibilidades y, paralelamente, sienta que cuenta, como individuo, en las decisiones colectivas

h) Aplicar correctamente el principio federal como articulación de soberanías, definiendo claramente los ámbitos de soberanía compartida y actuando en consecuencia.

Hacer realidad estos ocho puntos es, lógicamente, el objetivo esencial de mi propuesta. La refundación es,  sencillamente, el método más fácil, más contundente, más rentable más  y creible para hacerlos realidad
1 2 3 ... 105 106 107  SegŘent»
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS